Tratamiento de la hemocromatosis

Compártelo!

Flebotomía

Los médicos pueden tratar la hemocromatosis hereditaria de forma segura y eficaz mediante la eliminación de la sangre del cuerpo (flebotomía), tal y como si estuviera donando sangre. Pero en este caso, el objetivo es reducir los niveles de hierro a la normalidad. La cantidad de sangre extraída dependerá de la edad, el estado general de salud y de la gravedad de la sobrecarga de hierro. Algunas personas necesitan muchas flebotomías para alcanzar los niveles normales de hierro.

  • Programa de tratamiento inicial: Al principio, es posible que el tratamiento de la sangre se realice una o dos veces por semana, por lo general en un hospital o en el consultorio del médico. Este proceso no debe resultar demasiado incómodo. Mientras descansa en una silla, se inserta una aguja en una vena del brazo. La sangre fluye desde la aguja a un tubo que está conectado a una bolsa de sangre. Dependiendo de la condición de las venas y la consistencia de la sangre, el tiempo necesario de una extracción de sangre puede variar de 10 a 30 minutos.
  • Programa de mantenimiento del tratamiento: Una vez que los niveles de hierro han vuelto a la normalidad, es posible que le saquen sangre sólo cuatro a seis veces al año.

El tratamiento de la hemocromatosis hereditaria intenta prevenir que se produzca daño a los órganos antes de que aparezcan complicaciones graves, como enfermedades del hígado, enfermedades del corazón y diabetes. Si ya tiene una de estas condiciones, la flebotomía puede retardar la progresión de la enfermedad, y en algunos casos incluso revertirla. Si tiene cirrosis, el médico podría recomendar la revisión periódica del cáncer de hígado. Esto implica generalmente una ecografía abdominal y una prueba de sangre.

Medicamentos

En ciertas situaciones, por ejemplo, si no puede someterse a una flebotomía o si tiene complicaciones cardíacas causadas por la hemocromatosis, el médico puede recomendar un medicamento que hace que el cuerpo expulse un poco de hierro de la sangre. La medicación puede ser inyectada en el cuerpo por el médico o puede ser tomada como una píldora en casa. El medicamento hace que el cuerpo expulse hierro a través de la orina o de las heces en un proceso que a veces se llama quelación. Los efectos secundarios pueden incluir dolor y enrojecimiento en el lugar de la inyección del medicamento, así como síntomas similares a la gripe.

¿No encuentras lo que buscas? Búscalo aquí